Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Deja Tu mensaje!!!
IMPORTANTE:
ERES NUEV@?
Click AQUÍ para presentarte en el foro, es importante que leas las NORMAS para una buena armonía entre la comunidad.
Y si deseas unirte a cualquiera de los STAFF puedes pedir el ingreso a cualquiera de las administradoras. Y por último, que disfrutes tu estancia por acá.

CAPITULO 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CAPITULO 1

Mensaje por gradis el Dom Mar 20, 2011 11:18 pm

CAPÍTULO 1
LA NIÑA QUE ODIABA LA LUNA

HACE UN MES

Uno no puede escapar de lo que es o eso es lo que mi madre solía decirme. Desde que puedo recordar la luna llena me mantiene despierta por las noches, me hace sentir como si hirviera por dentro. Desde hace mucho todas las personas del pueblo evitaban a toda costa tratar con mi familia. Antes cuando mi padre vivía todo era tranquilo aquí había muchos de nosotros y podíamos vivir en paz con la gente normal del pueblo, por que las leyes eran respetadas al pie de la letra: nosotros no cazábamos humanos nunca y ellos nos dejaban en paz. Incluso los niños podían asistir a la escuela juntos sin ningún problema mientras respetáramos las normas que eran difíciles de seguir pero hacían que todo funcionara bien como lo venía haciendo desde que se fundó el pueblo hace 200 años.
Nuestras casas se encontraban en las afueras donde toda la manada vivía. Era un lugar tranquilo donde generalmente solo había de los nuestros pero en raras ocasiones algunos de los miembros de la manada decidían hacerse parejas de humanos por lo que había unos cuantos. Esos eran casos muy raros porque la gente normal no puede soporta la idea de que existamos la mayoría de las veces. Pero había unos pocos en los que a pesar de eso lograban estar juntos como el hermano de mi padre. Que para poder estar con su pareja se fue a vivir con otra manada a un pueblo en las montañas. Eso es algo que nunca logre comprender, porque algunos de nosotros decidirían hacerse pareja de un humano, eso es algo ilógico a mi forma de ver el mundo. No es una práctica común pero no es mal vista por la mayoría de clanes. En cuanto a mi tío no lo he visto muchas veces desde que se fue pero la última vez que lo vi tenía 6 años era muy feliz tenía un hijo de 10 años, trabajaba como profesor de educación física y estaba felizmente casado. Aunque lo odie por no estar con papa cuando murió.
Según las historias que se cuentan de nuestros orígenes, el espíritu de la luna bajo a caminar a la tierra curiosa, porque el hombre apareció por primera vez en el mundo. Estaba maravillada y horrorizada por lo extraño que era el hombre para el mundo. Amaba la forma en la que protegían a los suyos y odiaba como se mataban entre ellos sin sentido por cosas sin valor. Hasta como en toda historia para niños se enamoró de un guerrero humano que encontró protegiendo a unos niños de una manada de lobos, que al saber el guerrero que no podía con todos decidió dejarse comer por los lobos para salvar a los niños o algo así, no recuerdo bien la historia, ha pasado mucho tiempo desde que la escuche por ultima ves. Además solo es un cuento para calmar a los niños, total el espíritu de la luna conmovida por su sacrificio en el último minuto antes de morir decidió salvarlo y entregarse a el toda la noche porque se enamoró de él y quería saber cómo era amar un humano antes de volver a ser parte de la luna (no me miren de esa forma, así es como es la historia yo no la escribí, bueno sigamos) de su unión nació la primera de nosotros que camino en el mundo desde entonces le cantamos a la luna todas noches nuestro cariño hacia ella pidiéndole que proteja a nuestra manada. Pero hace mucho que no creo en nada de eso.
Mi padre era un hombre que siempre nos enseñó a tener fe en dios, siempre decía que todos éramos hijos de dios y que podíamos vivir en paz. Antes creía eso ahora cada día me es más duro creer en un poder superior.
Antes la manada entera hacía caso de lo que mi padre decía. Era la persona que todos buscaban por consejo o ayuda, incluso las personas del pueblo cuando había problemas entre nosotros y ellos, él era quien encontraba la solución a los conflictos que surgían. Siempre lo admire por eso, la fuerza con la que actuaba y la bondad que mostraba hacia todos. Pero mi felicidad no duraría mucho.
Mi padre murió hace diez años, cuando yo tenía solo siete años y mi hermana Susi diez. Murió cuando fue desafiado por un extranjero que quería el control de la manada. Él nunca había sido desafiado, era el más fuerte que había nacido en nuestra manada en más de cien años.
Cuando el día del duelo llego a todos los menores de dieciséis años no se les permitía estar presentes así que me despedí de él en la caza con mi hermana mientras esperábamos asustadas en nuestra cama su regreso. Aún recuerdo lo que nos dijo ese día.
-Todo estará bien regresare antes de que duerman-dijo con la misma vos tranquila que hacía que se alejaran las pesadillas de Susi. Mientras nosotros lo abrasábamos con todas nuestras fuerzas sin querer soltarlo nunca pero al final tuvimos que hacerlo.
-Volveré antes de que me extrañes Rose-le susurro a mi madre antes de besarla con tanto cariño que a esa edad estaba segura de que si seguían los labios le sangrarían. Mientras colocaba sus dedos en la larga melena rubia de mamá.
-Más te vale que regreses Arthur- dijo mi madre al borde de las lágrimas que eran perfectamente visibles en sus ojos azules aunque intentó ocultarlas a mi hermana y a mí.
Con un último abraso mi padre se dirigió al lugar donde el duelo se llevaría a cabo. Lo que paso después solo lo sé por lo que los demás miembros de la manada nos pudieron decir. Mi padre murió rápido, ni siquiera supo lo que pasaba hasta que fue demasiado tarde, el otro hombre era demasiado fuerte y pudo acabar con su vida sin esfuerzo. Cuando nos enteramos de que murió las tres lloramos durante semanas sin salir de casa.
No pasó ni un día desde que mi padre murió cuando comenzaron los problemas. El extraño se fue como vino sin que nadie supiera nada de él. Pero no se fue sin hacer de las suyas la misma noche que mató a mi papa. Para celebrar su victoria atacó a un grupo de estudiantes matándolos a todos, menos a una chica que al dar la noticia hiso que la gente del pueblo comenzara a matarnos sin descanso. Se nos prohibió ir al pueblo o nos matarían sin piedad.
Todo fue de mal en peor a partir de ese momento. Algunos miembros de la manada fueron asesinados por las personas del pueblo, otros se fueron del pueblo hasta que solo quedamos mi mama, hermana y yo viviendo rodeadas de casas completamente abandonadas.
Cuando tenía doce años, mamá puso en la piel de mi brazo derecho una cruz con hilo, era hilo común de pesca bañado en plata fundida. Dolió tanto que creí que moriría pero sirvió para tener al lobo dentro de mí a raya. Aunque me dolía todo el tiempo incluso ahora pero por suerte he aprendido a vivir con el dolor aunque los primeros días lloraba de dolor todo el tiempo.
Una vez cuando tenía cuando años él logro salir, no recuerdo lo que hice pero desperté con el sabor a sangre en mi boca y el cuerpo de un venado muerdo a mi lado. En ese momento estaba furiosa con Dios por haber creado criaturas como nosotros en el mundo y por haber permitido que mi padre muriera.
Después de eso mamá no me dejó salir mucho. De cualquier forma prefería mi propia compañía en el bosque sola mientras corría tratando de olvidar todo en mi forma de lobo. Era un hábito que tenía, todas las noches salir a correr sola. Mi hermana intento acompañarme algunas veces pero nunca se lo permití. Me arrepiento de eso siempre.
Después de morir papá, mamá se convirtió en una alcohólica que estaba furiosa con todo el mundo. La mujer bella y cariñosa que era murió con papá. La última vez que hable con ella estaba dolida por hacer que mi hermana y yo nos hiciéramos cargo de todo para vivir. Así que hice lo que era natural en mí, escapar de mis problemas y miedos corriendo en el bosque.
Cuando las mataron --- cuando tuve que enterrarlas con mis propias manos sentí que ya no tenía nada por que vivir, ni razón para seguir aquí. Así que me puse mi mejor vestido y decidí ir a encontrar mi muerte.
Me dirigí al bar de Sullivan justo al lado del cementerio donde todos los de mi tipo estaban enterrados. Sabía que entrar en el bar era morir pero estaba cansada de vivir, por lo que decidí no postergarlo más y descansar ahora mismo
Miro mi reloj solo son las 7:00 p.m no habrá nadie hasta las 10:00 p.m. Cuando salen los trabajadores de la fábrica. Así que tengo tiempo suficiente para una última cena. Me dirijo con la frente en alto al bar. Como pensaba estaba vacío, puedo ver la mirada triste del dueño del bar el señor Sullivan. Cuando papa vivía nos regalaba helado todos los domingos después de ir a la iglesia y siempre ponía la canción de Eric Clapton por la cual mi padre me puso Layla.
-No deberías estar aquí Layla, los hombres del señor Smith te mataran por venir aquí- dijo con vos cansada y una mirada tan triste que helo mi sangre. No podía culparlo por estar triste. Uno de los jóvenes que mató el extraño era su hijo. El chico que crió desde que era pequeño, porque su esposa murió dando a luz al niño. Aun lo recuerdo, su nombre era Bart, fue el capitán del equipo de baloncesto. Un chico que siempre estuvo enamorado de Susi.
-No me importa señor Sullivan ya no tengo nada aquí por lo que seguir-contesto sentándome en la barra principal. El estado actual de la barra es deplorable, no se parece en nada a cuando era niña, mucho cambia en diez años. La que antes era una barra impecable, ahora está sucia y con solo cuatro asientos, sin daños decido sentarme en el de la derecha-antes de que vengan por mi ¿podría servirme por favor una hamburguesa con queso con muchos aros de cebolla y papas?
El señor Sullivan no hace nada solo me mira por un largo minuto, luego por un segundo puedo ver en sus ojos al antiguo él.
-De acuerdo Layla si eso quieres-dijo con la vos cansada mientras se dirige a la cocina del bar, a preparar mi pedido. El bar estaba completamente solo, no había ni un alma en todo el lugar, solo somos yo, la música y el olor a licor. Aun con la radio podía escuchar al señor Sullivan preparando mi pedido, una de las ventajas de ser un lobo es el oído. Veía los collares y dagas de plata colgados en todas las paredes del bar como un recordatorio a los míos de lo que pasaba si iban alguna vez al pueblo. Todo está tranquilo hasta que escucho un auto acercarse hacia aquí. Y veinte minutos después…
-Te dije que debíamos pedir direcciones genio-escucho un grito proveniente de la puerta del bar. Volví la mirada para ver a un chico de unos diecinueve tal ves veinte años entrando en el bar. Él es wow no hay otra palabra para describirlo, era alto, 1.90 tal vez más de estatura, con unos ojos cafés como nada que haya visto antes, parecían casi infinitos, una cara digna de un modelo y el pelo negro, algo largo pero sin verse para nada mal. Tiene unos músculos que son fácilmente visibles bajo su camisa de “the ramones”. Me quedo sin aliento cuando lo veo .Parece que no viene solo detrás de él hay un chico que es bajo, le llega a los hombros al guapo, usa gafas, tiene el pelo de forma desastrosa color castaño algo delgado con una camisa de “star wars” de manga larga. No podían ser más diferentes, el segundo es como el estereotipo de nerd clásico que miraba en las películas de adolescentes junto con Susi, mientras que el primero es como un modelo.
-No es mi culpa que no hayas tomado la salida correcta en la autopista, tu ibas manejando Alex-contesta el nerd con calma.
Dejan de discutir cuando miran hacia mí, puedo notar que un segundo están alterados y al otro actúan como si nada.
-¿Puedo ayudarlos jóvenes?- preguntó el viejo señor Sullivan mirándolos con curiosidad desde la puerta de la cocina. Como culparlos desde que se abrió la autopista en los 70s nuestro pueblo no es muy visitado, solo tenemos turistas cuando alguien se pierde, lo que es obviamente su caso.
-Buenas noches señor, mi amigo y yo nos hemos perdido y me preguntaba si podía hacernos el favor de darnos indicaciones-dijo el pequeño de forma educada. El señor Sullivan no se esperaba una respuesta así de amable,generalmente al bar ahora solo vienen moteciclistas rebeldes o criminales, por lo que tardo unos segundo en contestar.
-Seguro no hay problema ¿a donde se dirigen chicos?-les preguntó mientras servía mi hamburguesa con aros y papas frente a mí.
-A la capital señor, pero nos perdimos porque alguien olvidó el mapa en la gasolinera-dijo el guapo mirando con molestia al pequeño.
-Ya para con eso hombre, no fue mi culpa que no te quisieras detener hasta ahora para pedir instrucciones-respondió el pequeño comenzando a molestarse.
Y así continuaron por unos minutos más hasta que se quedan mirando desafiantemente entre ellos y se calman. No me explico como el grande no pone en su lugar al pequeño.
-Bueno chicos si quieren llegar a la capital solo deben tomar la carretera 55 a la salida del pueblo y seguir durante unos cuarenta minutos hasta llegar a la desviación de la interestatal-les explicó el señor Sullivan.
-Genial, muchas gracias señor. Ves Alex, preguntando se llega a roma-dijo el pequeño con tranquilidad.
-Si, como sea. Ya que nos detuvimos deberíamos comer algo ¿no? es un largo camino hasta la capital-dijo el guapo caminando hacia la barra. Oh rayos viene hacia mí. Por mala fortuna o suerte, ambos se sientan a dos lugares de donde estoy yo. En estos momentos odio como el señor Sullivan a descuidado su bar.
-¿Podría darnos dos hamburguesas, una sin queso con extra papas y cebollas ambas, por favor?-pregunto el pequeño que era el más cercano a mí.
El señor Sullivan dudó un segundo, se lo que está pensando, quiere a los chicos fuera de aquí antes de que vengan por mí y sean testigos de mi muerte. Da un rápido vistazo al reloj son solo las 7:35, faltan más de dos horas para que salgan los hombres de la fábrica y vengan por mí. Tiempo de sobra para que se vayan. Parece que el señor Sullivan piensa lo mismo porque les dice:
-¿Y de beber chicos? solo recuerden no les puedo dar cerveza-dijo el señor Sullivan detrás de la barra.
-Está bien, dos sodas por favor-dijo el pequeño mientras buscaba algo en el local mirando las paredes.
Tengo mi hamburguesa frente a mí pero no puedo comer. Saber que vas morir es pésimo para el apetito. Por unos minutos solo me quedo viendo mi plato de comida sin prestar atención a lo que me rodea, recuerdo a mi familia y siento una punzada horrible en mi estómago. Dios de verdad que no es fácil ser valiente sabiendo que vas a morir, vuelvo a mirar el reloj 7:59, si me voy ahora tal vez pueda irme lejos de aquí, pero me detengo de seguir pensando eso ¿qué caso tiene regresar a casa? si estará sola para siempre conmigo y mis recuerdos. No, tomé una decisión. Al menos yo seré la que elija cuando morir y decido que sea hoy después de comer mi deliciosa última cena.
-Ten usa mi pañuelo-dice una vos detrás de mí, dándome un susto de muerte. Miro rápidamente hacia atrás para ver al pequeño ofreciéndome un pañuelo con motivos de los “X-MEN”. En ese momento me doy cuenta que había lágrimas en mi cara. Dios como no me di cuenta de eso, tomo el pañuelo rápidamente y limpio mi cara antes de que el señor Sullivan regrese con sus pedidos.
-¿Te encuentras bien?-dijo con una mirada de lástima, cosa que odié con todas mis fuerzas, no quería que nadie me viera débil, muchos menos alguien que no conozco.
-No pasa nada, solo alergia-miento con mi mejor cara de póker, veo que no me cree pero no importa, no lo conozco. Estoy por darle su pañuelo de vuelta, pero no lo hago porque me doy cuenta que esta todo arruinado con mis lágrimas. Así que lo guardo en mi bolsa, pienso que luego se lo devolveré pero recuerdo que no será posible.
-Está bien-duda un segundo- soy Eric y el grandote en la barra es Alex. Puedes quedarte con el pañuelo, no importa, ¿me puedes decir tu nombre?-dice mirándome con una expresión tranquila.
Dudo un segundo no creo que deba conversar con él, pero qué diablos si va ser mi última cena será mejor que no la coma sola, tal vez hablar con ellos haga que olvide un poco mi miedo. Tal vez.
-Hola Eric, me llamo Layla-digo mientras extiendo mi mano hacia él-lamento haber arruinado tu pañuelo.-
Él no dice nada solo sonríe y me devuelve el apretón de manos, rayos es extraño sentir el toque de otra persona.
-No te preocupes es una baratija, ¿te molesta que te acompañemos en tu cena?-dice mientras Alex el guapo le da una mirada extraña, solo es un segundo pero la veo. Me da una extraña sensación en la espina dorsal como si algo estuviera por pasar pero no sé qué.
-Aquí está sus pedidos chicos-dice el señor Sullivan saliendo de la cocina y colocando dos platos enfrente de ellos –gracias- respondieron al unísono.
Y así como mi última cena acompañado de dos desconocidos. Al principio la platicamos de tonterías como el clima y ese tipo de cosas, luego descubro que Eric el nerd es un estudiante de ingeniería y Alex el guapo es un estudiante de derecho. Ambos son amigos desde pequeños, en este momento se encuentran de viaje hacia la capital por un viaje para conocer el país vía carretera. Es genial hablar con alguien, había olvidado lo habladora que solía ser de pequeña. Preguntan cosas sobre mí pero miento en casi todo, les hago creer que soy la chica más feliz del mundo, parecen creérselo así que continuo hasta que me doy cuenta que ya son las 9:00, demonios que rápido pasó el tiempo
Puedo ver al señor Sullivan lanzándome miradas preocupadas desde la barra, ni el ni yo queremos a estos chicos aquí cuando el señor Smith mande a sus matones por mí. Le lanzo una mirada al señor Sullivan para que los saque de aquí, por suerte parece que la entiende así que se acerca y dice.
-Lo siento chicos pero voy a cerrar, será mejor que sigan su camino aho-pero no término de hablar…
Todo se queda en silencio cuando el señor Smith y sus hombres entraron. Igual que en una película todos venían vestidos como motociclistas, su vestimenta de siempre, eran seis de ellos. El señor Smith es un hombre grande con muchas cicatrices y tatuajes por todo su cuerpo. Cuando su hija murió por manos del extraño se empezó a dedicar a matarnos. Dios no creí que se atreverían a atacarme aquí enfrente de los Alex y Eric. No tenía miedo pero ahora me sentía avergonzada de que los chicos observaran.
-Señor Smith por favor no aquí-dije viendo como los ojos de Eric me lanzaron una mirada que preguntaba que pasaba.
-Ha llegado tu hora Layla-dijo simplemente mirando a los chicos en la barra.
-Señor Sullivan por favor, al menos deje que los chicos se vayan ellos no tienen nada que ver en esto-dijo detrás de la barra el señor Sullivan tratando de evitar que los chicos vieran como muero.
De pronto comienzo a sentirme enferma, como aquellas vez de niña que mi madre puso la cruz de plata en mi brazo, no puede ser como paso esto, de pronto lo entiendo: en mi comida había plata. En mi comida y en el aire era tan poca que la confundía con el dolor de mi brazo. Uno de los hombres me tomo por los hombros y me lanzo en medio del bar sin que pudiera hacer nada. Alcanzo a divisar como Eric y Alex se lanzan para tratar de ayudarme pero uno de los hombres del señor Smith les apunta con una escopeta y los hace detenerse. Apenas me puedo mantener consiente, por favor dios si estas hay no dejes que las únicas personas decentes en todo este maldito pueblo vean como muero.
-Señor Smith por favor estos chicos no tienen que ver nada en esto, déjelos ir se lo ruego, ellos no tienen por qué ver esto-dijo el señor Sullivan acercándose al motero que apuntaba hacia los chicos. Hasta que lo golpeó con la culeta de la escopeta en medio del rostro y lo dejo tirado.
-No te metas en esto viejo, ¿crees que no me he dado cuenta que has intentado matarla con plata? las abominaciones como ella deben morir lentamente, no rápido- grito el señor Smith lleno de rabia por el intento de limitar mi dolor por parte del señor Sullivan.- además es educativo que esos niños vean de primera mano lo que acecha en la noche.
Puedo ver como Alex sostiene con fuerza a Eric. Los observo y me sorprende, en sus miradas no hay rastro de emoción, es como si fueran unas estatuas. ¿Acaso también ellos creían que debía morir por ser lo que soy? Dios por favor traté de ser una buena chica, por favor has que sea rápido para poder volver a ver a mi familia.
-Elije chica, ¿daga o una bala?, elige de qué modo quieres irte-dijo uno de los moteros del señor Smith-tú tienes la maldición del lobo y Dios odia a las abominaciones niña.
No sé qué hacer, estoy muy débil así que me pongo a rezar en vos alta cuando cierro los ojos y espero morir.
-Tienes que estar bromeando niña, ¿de verdad crees que dios aceptara el alma de una criatura inmunda como tú?-grito el señor Smith aún más furioso que antes.
-Todos somos hijos de Dios, además siempre traté de ser una buena chica, jamás he matado a ninguna persona, y solo mataba cuando era lobo para comer, así que estoy segura que Dios recibirá mi alma- dije con lo único de fuerzas que me quedaban sin abrir los ojos. Y así espere hasta que escuche el disparo sin poder hacer nada para detenerlo.
Pero en lugar de morir sentí unos brazos levantarme del suelo para colocarme con delicadeza en el piso, y de pronto todo se llenó de ruido.
Abrí los ojos y observe algo que me dejo sin habla, Alex golpeando a cuatro de los moteros con unos movimientos sacados de una película de bruce lee. Y a Eric delante de mí desarmando a un motero y golpeando al señor Smith con fuerza. Todo ocurrió en menos de un minuto, demasiado rápido aun con mi visión
-Malditos niños como se atreven a meterse en mi camino- dijo el señor Smith saliendo rápidamente del bar mientras sus matones recibían una paliza brutal.
-¿Estas bien?-pregunto Eric levantándome del suelo como si fuera pluma y colocándome en una silla. Mil preguntas rondan mi cabeza, ¿Qué rayos acaba de pasar? Hace un segundo estaba por morir a manos de los motociclistas y ahora ellos están inconscientes en el piso.
-¿Cómo …. Es que….no entiendo porque… ustedes….-balbuceo palabras sin sentido hasta que me vuelvo a sentir enferma por la plata.
-Tranquila chica no te esfuerces-dijo Alex mientras levanta al herido señor Sullivan.
-Responde mi pregunta Layla cuando te transformas ¿eres totalmente lobo o mantienes forma casi humana?-me pregunta Eric sacando algunos frascos de quien sabe dónde, mi cabeza me está matando. ¿Qué rayos quiere decir?, como que forma casi humana eso solo pasa en las películas baratas clase B.
-Por favor responde mi pregunta, no hay tiempo-dice con más insistencia que antes. Lo observo un segundo, dudo pero veo preocupación genuina en sus ojos así que respondo.
-Cu..ando ca..a..a..m.bio soy total…me..e..ente lobo-le digo en un susurro y-Y pierdo el conocimiento, es solo un segundo. Cuando siento ardor en mi brazo derecho. Toma toda mi fuerza pero abro los ojos y veo a Eric dándome una inyección en el brazo.
-Quédate conmigo es peligroso que te duermas-dice con un vos tranquila, casi como escuchar el agua correr en el rio. Estoy a punto de cerrar los ojos pero él no me deja dormir. Comienzo a sentirme peor, a sudar mucho, a dejar de sentir todo y luego nada. De repente me siento bien como nueva, es extraño. Puedo abrir los ojos y veo que ya está amaneciendo a través de una ventana, que eso no es posible, hace minutos solo eran las 9:00 p.m. el tiempo no pasa tan rápido.
Me levanto y observo a mi alrededor, no sé dónde estoy, siento una punzada de dolor en mi brazo mi cruz ya no está, el miedo me invade, que rayos, hace un segundo estaba muriendo y ahora estoy en una lujosa suite de hotel.
Miro a mí alrededor y sobre una mesa alrededor de mi cama hay una nota, la tomo inmediatamente y la leo.

Layla

Sentimos no estar más contigo para ayudarte pero era peligroso que siguieras con nosotros. La suite del hotel está pagada por la próxima semana, descansa ¿entendido?. En el closet hay una maleta con 45 mil dólares, úsalos para que empieces tu vida en otro lado. En la bolsa superior derecha hay unas llaves de un carro en el estacionamiento del hotel, es tuyo el auto y el dinero, esperamos que te ayuden. Suerte, sentimos no poder despedirnos pero debemos ponernos en camino.
Me entere de lo de tu familia, lo entiendo pero en lugar de morir para reunirte con ellos, vive por ellos es lo ellos hubieran querido.

PD:-deberías ir a ver a tu tío, la familia es importante.

Atte. Eric.

Mi cerebro trata de procesar toda la información, ¿como rayos hachos sabían de mi tío?,¿porque me ayudaron?, ¿donde fueron?, ¿como que me ponían en peligro?, ¿que eran ellos?. Tenía dudas pero por una vez me sentí en paz con la gente. Tal vez deba ir a ver a mi tío. Pero lo que hago todo el día es llorar de tristesa por mi familia y de alegría por seguir viva.
avatar
gradis

Masculino


Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO 1

Mensaje por Leiram el Dom Mar 20, 2011 11:35 pm

Gradis!!!!!!! Ya sabes k me encantaaaaaa!!!!!!!!!! Espero capiiiiiiii!!!!!!!!!!
:D :cheers: :alegr:
avatar
Leiram




Femenino

Edad : 26
Localización : San Fco. de Macorís, Rep. Dominicana

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO 1

Mensaje por ♥...LaDyLoVe...♥ el Lun Mar 21, 2011 12:51 am

m gustaaaaaaaa m gustaaaa wiiiiiiiii
avatar
♥...LaDyLoVe...♥




Femenino

Edad : 27
Localización : san luis Argentina

http://myadiccionperfecta.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO 1

Mensaje por jean_claude_lover el Sáb Mayo 07, 2011 11:49 pm

Esta muuuuuuuuuuuyyy buenooooooo :) quiero mas!!! :D
avatar
jean_claude_lover

Femenino

Edad : 23
Localización : florencia varela

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO 1

Mensaje por jaz el Jue Oct 18, 2012 1:52 pm

que chulooooooooo esta gradis me gusta un montonnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn massssssss por fis :aplauso:
avatar
jaz




Femenino

Edad : 24
Localización : el mejor lugar del mundo mi habitacion :D

Volver arriba Ir abajo

Re: CAPITULO 1

Mensaje por Yeni I el Lun Mar 04, 2013 11:45 pm

es completamente increible!!!...enserio eres muy buena..yo igual escribo pero woo!! es impresionante sigue escribiendo lo vale! :aplauso:
avatar
Yeni I

Femenino

Edad : 18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.