IMPORTANTE:
ERES NUEV@?
Click AQUÍ para presentarte en el foro, es importante que leas las NORMAS para una buena armonía entre la comunidad.
Y si deseas unirte a cualquiera de los STAFF puedes pedir el ingreso a cualquiera de las administradoras. Y por último, que disfrutes tu estancia por acá.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Deja Tu mensaje!!!

Capitulo 2 y 3 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 2 y 3 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Mensaje por Leiram el Sáb Mar 19, 2011 6:45 pm

Capitulo 2
Samara
La escuela parecía un castillo enorme conformado por cuatro altísimas torres y estaba cubierto de hiedra cada centímetro de él, por dentro era mucho más hermoso, tenía unas escaleras gigantes que parecían serpientes enredadas en un árbol y se esparcían por todo el castillo y había cientos de esferas de luz haciendo que pareciera que estábamos con la luz del sol iluminándonos. Inmediatamente llegamos a la escuela todos los ojos estaban sobre nosotros, algunos nos miraban con temor, otros con curiosidad, otros con tristeza, pero de lo que si estaba segura era que todos tenían al menos un sentimiento encontrado, pues obviamente sabían quiénes éramos.
Tuvimos que ir a la oficina del director para saber nuestro programa, era un hombre viejo, demasiado cansado para estar trabajando, pensé, arrugas recorrían su cara, sus manos, su cuello y sabrá Dios que otras partes del cuerpo, tenia cabeza de algodón y una mirada opaca, el verlo me causo escalofríos, el hombre parecía que en el cualquier momento iba a dejar de respirar.
A todos nos tocó horarios distintos, solo en la clase de última hora, Didáctica Mágica, estábamos juntos, pero a primera hora me tenia Ciencias 4; el aula era gigante con forma de auditorio, me pregunté si todas las aulas serian así, me sentía pequeñita, todas las miradas se posaban sobre mí, me senté al lado de una chica de pelo castaño claro con mechas color ceniza, era bien menudita, de piel blanco y escondía los ojos detrás de unos lentes negros, parecía una muñequita. Al sentarme a su lado me recibió con una sonrisa.
- Hola, soy Armanda, bienvenida- me dijo reluciendo su sonrisa.

- Soy Samara, gracias- le dije mientras me sentaba.

- Si, lo sé, lamento mucho lo de tu familia.

- Sabes, eres la primera persona que me dirige la palabra y no me mira con las orbitas casi al salirse de los ojos.

- Entiende, la mayoría de la gente se siente extraña ante su presencia, princesa– me dijo mientras se ponía rígida al mencionar la palabra princesa.

- Sí, creo que lo entiendo y por favor llámame Samara, creo el título de princesa ya no se aplica a mí, - dije tristemente-

- No digas eso, - dijo Armanda moviendo la cabeza hacia ambos lados con dramatismo- puede haber un hombre ocupando el trono de tu madre pero en tu sangre, y en el corazón y mente de todos lo Christalidohs tu madre sigue siendo la reina y tú la princesa, eso no puede cambiar de la noche a la mañana.-

- Gracias Armanda, gracias por tu gratitud- le dije en un susurro, la clase ya había empezado.

- No hay de que, no lo digo por decirlo, lo digo porque eso es lo que siento y siempre será así.

- ¿Tienes el libro?- me dijo mientras sacaba un libro enorme de su mochila; negué con mi cabeza mirando el inmenso libro.

- Pues compartamos, si no te molesta-

- Claro, muchas gracias-

El día transcurrió fácil, tranquilo, las personas me trataron bien, aunque siempre me miraban como si fuera un extraterrestre. A la hora del almuerzo por fin vi a los chicos, los encontré en el pasillo camino a la cafetería.

- ¿Qué tal tus clases? – le pregunté a Gustav sabiendo que odia las clases-
- Aburrida – dijo mientras bostezaba dramáticamente- O sea, si no fuera por Egglys me hubiese muerto ahí mismo- dijo mientras le daba un tremendo beso a en los labios a Egglys.

- Iuw, búsquense un cuarto- les dijo Daniel mientras le daba un fuerte abrazo a Debbie y le hacía muecas a Gustav.

- Saben que, búsquense un cuarto los cuatros y déjenme en paz, por lo menos esperen a que me vaya, ¡Dios! - les dije alejándome de ellos.

- Uuh parece que alguien esta de mal humor- dijo Debbie.

- Es solo que esta estresada, se le pasará- dijo Egglys mientras todos entraban en la cafetería.

La cafetería era enorme, con mesas por todas partes, y el centro había una mesa de buffet con toda clase de comida: fruta, carnes, vegetales, cereales…….. En fin satisfacía todos los gustos.

La clase de Didáctica Mágica al igual que todos las clases se impartía en un salón en forma de auditorio, la clase la imparte la profesora Tadhilei Ambereh, era una mujer de algunos 28 años (a decir verdad creía que iba a ser mas adulta, pero es la profesora más joven que hay en la escuela), de piel canela, pelo negro largo, ojos café, muchas curvas, súper alta y muy imponente, inmediatamente entro al salón todos nos fijamos en ella.

- Buenos días chicos, soy Tadhilei Ambere, muchos gusto, espero que nos llevemos bien el resto del año- dijo mientras daba pequeños paseos por el salón.
- Aquí todos vamos a aprender, tanto ustedes como yo, a lo mejor se preguntaran: ¿qué vamos a aprender? Ustedes saben hacer pequeños trucos como levitar, transformar cosas, y un sin número de otras; pero en la clase de Didáctica Mágica 12 aprenderán a defenderse, a usar la magia en más de un objeto al mismo tiempo, a canalizar la magia, a transportarse sin necesidad de un portal, a usar su psiquis, a usar la proyección astral y a hacer algunos hechizos; todo va a ser una introducción para cuando lleguen a la universidad. ¿Alguna pregunta?... ¿No? pues comencemos.-
La clase fue excelente, comenzamos con hechizos de protección.
- Samara- me dijo la profesora cuando iba a salir, - Me gustaría hablar contigo, si tienes tiempo-
- Claro, no hay problema- le dije, mientras me despedida de los chicos.
- ¿Puedes cerrar la puerta? Por favor-
- ¿Cómo has estado?-
- Bien -
- Siento mucho lo que ha pasado con tu familia.-
- Muchas gracias- le dije tristemente, como siempre me pasa cuando me hablan del tema.
- No sabes cuan desesperada he estado por hablar contigo, cuando me entere de lo que le pasó a tu familia me sentí tan impotente, porque yo podía ayudarlos, de verdad que sí, pero no podía apresurarme por el bien de todos.-
- ¿De qué habla?-
- Yo sé por qué Kardian derroco a tu madre, sé lo que él busca, créeme, yo lo tengo…..-
- ¿¡Esto es una broma¡? – le dije alterada, enojada, nerviosa, ¿por qué me está haciendo esto? ¿que gana ella haciéndome sufrir?
- No, claro que no, yo sería incapaz de de jugar con algo como eso, nunca haría algo así, te estoy hablando en serio, yo sé cómo llegar al otro mundo, yo tengo toda la información que Kardian tanto buscó en tu familia, y no sabes lo feliz que me puse cuando me enteré que tu familia iba a venir a Niamih, porque así iba a poder ayudarlos, solo tienes que confiar en mi.-
- Confiar, yo no puedo confiar en nadie como están las cosas.- dije secamente.
- Por favor créeme, confía en mí, mi familia ha sabido cómo llegar allí desde que se creó Christalidah, es una herencia familiar, nos ha pasado la información de generación en generación con magia, está en mi sangre, en mi cabeza, en cada célula de mi cuerpo, yo sé cómo vamos a estar en paz de nuevo, como nos vamos a liberar de Kardian porque aunque no lo esté haciendo todavía, el nos va a tratar a todos como sus esclavos y eso tenemos que evitarlo, si estas dispuesta yo te puedo ayudar a buscar la solución.-
- Cocomo- tartamudee, no podía creer lo que me decía, o sea me estaba haciendo la revelación más grande de mi vida entera, me estaba diciendo que lo que todos creemos que es un mito, no lo es.
- Solo tienes que venir a mi casa, aquí no podemos hablar más del tema, es demasiado peligroso, pero si vas te puedo decir todo lo que tienes que hacer para estar en paz de nuevo, mi casa está en la calle Trentyck, es la ultima casa de la calle, te espero-
- Yo, yo, no sé, lo tengo que pensar-
- Por supuesto, pero recuerda, mi puerta siempre estará abierta para ti.-
- Okey- le dije mientras salía del aula a toda prisa, desesperada por encontrar a los chicos.
Alcancé a los chicos en la salida y tenían todas las caras de: what the fuck?
- Y…… que quería? – me dijo Debbie.
- Mejor se los cuento en la casa- les dije mientras los apresuraba para que nos fuéramos.
- Okey, como quieras- dijo Debbie.
Inmediatamente salimos de la escuela, nos dirigimos hacia el portal, yo estaba exasperada, eso era demasiada información de golpe para mi, Kardian siempre ha estado obsesionado con el mundo paralelo, pero él está loco, es un imbécil que solo ve el poder y lo del mundo paralelo fue solo una excusa para obtener el poder, y solo eso, el mundo paralelo es un mito, nadie cree en eso, es absurdo.

- Y dime, ya me tienes desesperado, ¿qué te dijo la maestra?- dijo Gustav tirando la mochila al suelo de la cocina y dirigiéndose al refrigerador para conseguir algo de comer.
- Okey, pero ni se sorprendan, ni me digan loca, solo díganme lo que harían ustedes si estuvieran en mi lugar.- les dije sentándome en la mesa de la cocina y haciéndoles señas para que también se sentaran.

- Okey, solo cuéntanos, me tienes impaciente.- dijo Daniel.

- Ella me dijo…..- vacilé- Que sabe cómo llegar al mundo paralelo y que quiere ayudarme a llegar a él.- les dije notando que me veían como si fuera una loca hablando incoherencias.

- ¡¿Qué?!- me dijo Egglys con los ojos desorbitados y queriéndose salir de la silla.

- Eso es una locura- dijo Gustav – Esa mujer lo que quiere es burlarse de ti, todos sabemos que el mundo paralelo no existe, es un mito, una leyenda-

- Si, pero de algún lado provienen las leyendas, algo las inicia- dijo Debbie mirándome fijamente. – Hay que dejar el beneficio de la duda.

- ¿No crees que es un poco raro? ¿Y si solo quiere aprovecharse de Samara? - dijo Daniel encogiéndose de hombros.

- Ella me dijo que tratara de creer en ella, pero es que no sé, eso es un poco loco, no sé qué creer.

- Y entonces si ella sabe cómo llegar al mundo paralelo, ¿Por qué no lo hace ella? ¿Por qué no ha ido donde Kardian? ¿por que recurrió a ti? Esto me huele mal, muy mal. – dijo Gustav obviamente indignado.

- No sé, ella me dijo que me podía explicar, pero que en la escuela era muy peligroso, que fuera a su casa y me dio la dirección, ¿Qué hago chicos?

- Y qué tal si vamos todos, ese es la única manera, si es una trampa podemos defendernos todos, ¿no creen?- dijo Debbie mirándonos a todos fijamente.

- Yo estoy de acuerdo, - dijo Daniel idiotizado mirando a Debbie.

- ¡¡¡¡¡Daniel!!!!! – dijimos Gustav, Egglys y yo.

- Tú estás de acuerdo en todo lo que ella diga, tu palabra no cuenta.- dijo Gustav divertido.

- Ay, vamos chicos, no lo ataquen, y gracias amor por apoyarme, sabes que te quiero; ustedes saben que esa es la mejor decisión, que tengo razón. –nos dijo Debbie mirándonos a todos con cara de: yo sé que ustedes saben que tengo razón.-

- Está bien, vamos- les dije- Pero no le podemos decir a nuestros padres porque van a decir que es una locura y no nos dejarían ir.-

- Si ¿y cuando nos vamos?- dijo Daniel.

- ¿Qué tal ahora? – pregunto Debbie parándose de la silla.

- Okey, supongamos que esto no es una locura, que está bien, que no vamos a ir a nada a su casa ¿Qué excusa le vamos a dar a nuestros padres para poder salir de la casa?- dijo Gustav mirándonos a todos con rostro escéptico.

- ¿Salir hacia donde chicos?- nos dijo Marialih, la madre de Gustav entrando en la cocina.

- Eeh… a ningún lado mamá.- dijo Gustav nervioso, si hay alguien a quien él respeta es a su madre.

- ¿Hay algo que deban decirme chicos?- nos dijo en un tono agrio, aparentemente enojada, mirándonos a todos con los ojos entrecerrados.

- En realidad, si, hay una fiesta por el comienzo del año escolar en la casa de unos de los profesores y todos los estudiantes van a ir… pero con todo lo que ha pasado no creemos que nos dejen salir, en realidad nos gustaría, pero nos da miedo que nos digan que no. –Dije sacándonos a todos de apuros.

- Chicos- nos dijo Marialih con los ojos tristes y desolados- ustedes son jóvenes tienen derecho a divertirse, yo sé que las cosas están difíciles, pero déjennos eso a los adultos, ustedes despreocúpense, de mi parte tienen permiso, pero tengo que decirle a todos.-

Salió de la cocina en busca de todos nuestros padres, nos miramos con alivio, felices de que esto haya resultado bien. Marialih entro en la cocina y tras ella: Amelia Petrivok mi madre, Pabloih y Amerí Amaranti, Sonday y Karloh Brosco, Dante y Juanahí Zuhmara, y Gustav Enriket Padre.

- ¿En donde es la fiesta chicos?- dijo mi madre con tono desenfadado.
- En la casa de la Profesora Tadhilei, ella nos da Didáctica Mágica.- le conteste a mi madre.
- ¿Y por qué no nos lo dijeron antes? Todos estamos de acuerdo en que pueden ir.- dijo mi madre.
- Pero hay toque de queda. – dijo Gustav Padre – Tienen que estar en casa a las 11:00p.m. no más.
- Y tienen que enviarnos un mensaje a las 8:00p.m, no más tarde de ahí.- dijo Amerí. En mi mundo nos comunicamos a través de la magia, en realidad todo en mi mundo gira en torno a la magia, pero para que me entiendan un mensaje se envía con un simple conjuro: escribimos las palabras en el aire y en solo pensar que quieres que las palabras existen aparecen en azul turquesa escritas en el aire y luego dices las siguientes palabras: Magia mía y de todos lleva estas palabras a.... y pones el nombre del destinatario, así de simple, nos lo enseñan en el nivel 2 de magia; ya luego les explicare las otras formas comunicación.
- Si señora- respondimos a coro-

Camino a la casa de Tadhilei nos perdimos un poco, preguntamos unas cuantas veces, hasta que llegamos, tal como ella dijo era la última casa de la calle, era pequeñita, de madera y tenía un hermoso jardín delantero con muchas orquídeas, tulipanes, aves del paraíso y rosas rojas.


- ¿Tocamos?- preguntó Gustav aun escéptico.
- Claro- le respondió Daniel- O prefieres entrar a hurtadillas y robar todo lo que tiene adentro.-
- Muy gracioso-
- Chicos, por si no lo han notado ella nos está observando por la ventana, así que dejen de comportarse como idiotas- les dije poniendo los ojos en blanco.
- Creí que no vendrías- me dijo Tadhilei abriendo la puerta.
- Sí, yo también lo creí.
- Veo que no has venido sola, no debe sorprenderme, ustedes siempre están juntos. Vamos entren.- nos dijo abriendo la puerta de par en par para que pudiéramos pasar.
Por dentro la casa era inmensa como todas las demás casas, magia, pero creo que era un poco grande para una persona, cada quien en su mundo.

- Y bien… ¿Qué es lo que nos tienes que decir?-
Dijo Gustav y de sus palabras emanaba ácido.
- Muy ansioso, ¿verdad señor Enriket?- ¿Por qué no se sientan?
- Gracias- le dije.
- ¿Les gustaría algo de tomar?-
- ¿Por qué no nos dice de una vez por todas lo que sabe? Si es que es verdad.-
- Gustav- le llamo la atención Egglys.
- Yo comprendo que puedan dudar de mí, sé que lo que les digo suena loco, pero les estoy diciendo toda la verdad, no les voy a mentir en una situación así, créanme, por favor.- dijo Tadhilei en tono suplicante.
- Okey, la escuchamos- le dije en un suspiro, no teníamos nada que perder a estas alturas.
- Kardian nos pondrá a todos como sus esclavos, el no tiene un gobierno, tiene una dictadura y créanme cuando les digo que él es poderoso; hizo un pacto con el diablo, esa es la única manera por la que pudo burlar la magia del castillo y someterlos a todos a su antojo; ¿saben que la magia del castillo es innata? Viene desde el inicio de los primeros brujos y esa magia es más pura que la nuestra, porque en ella no hay malos sentimientos y la única manera que uno de nosotros, cuya magia ha sido contaminada con el poder, la envidia y el egoísmo, pueda burlar una magia innata es ofreciéndole un trato al señor de las tinieblas, esa es la única manera, Kardian quiere poder, es extremadamente ambicioso y rencoroso, tiene rencor de la realeza porque él no tuvo una vida tan agraciada como la de ustedes, pero por lo menos era una vida feliz, él no se conforma con eso, quiere tener todo lo que nunca pudo tener y más, por eso está tan empeñado en encontrar el mundo paralelo, para gobernar ambos mundos y no le importa a qué precio lo obtenga.-
- ¿Y cómo sabe todo eso?- le pregunto Gustav con una mirada envenenada.
- Porque él y yo fuimos novios- dijo Tadhilei tristemente, como si se arrepintiera de eso.
- ¡¿Qué?!- dije con los ojos desorbitados.
- Lo sabía, sabía que esto era una trampa, vamos.- inquirió Gustav moviéndose hacia la salida.
- No, de eso hace ya tiempo, él y yo no tenemos nada que ver, se los juro- dijo Tadhilei con lágrimas en los ojos.
- ¿Y cómo podemos creerte si has sido novio del peor tirano que ha habido en la historia de Christalidah?- dijo Debbei que había estado como una vela, observando todo.
- Pero se los estoy diciendo en serio, tienen que creerme, deben hacerlo, es la única oportunidad.
- ¿Y si supuestamente sabes dónde está el mundo paralelo, por qué no se lo dijiste a él? Porque en busca de esa respuesta fue que torturo a nuestros padres.- dijo Gustav nuevamente emanando acido de sus palabras y lanzándole una mirada de odio a Tadhilei.
- Porque no podía, por la única razón que puedo decirlo ahora es porque Christalidah ya no está en paz, ustedes saben las noticias, saben de las brutalidades que está cometiendo Kardian simplemente porque alguien no le concede sus deseos y de verdad me sorprende que él los haya dejado vivos a todos y mucho más que no les tenga un ejército de guardias tras sus talones, pero supongo que está muy seguro que no saben nada. La única manera que esa información podía salir a la luz era cuando Christalidah estuviera en apuros y créanme lo está, no se puede jugar con el diablo, tal vez Kardian no lo sabe, pero un día vendrá a cobrar lo que se le debe y todos nosotros estaremos en medio de eso, si no es que somos el precio a pagar.- dijo Tadhilei con el rostro cansado.
- Esta diciendo que Christalidah…- me quedé muda, eso no puede ser verdad, no puede pasar.
- Si, tarde o temprano si dejamos que Kardian continúe gobernando, Christalidah se verá bajo el yugo del diablo.- dijo Tadhilei mirándonos a todos.- Por eso les pido que me dejen explicarles cómo encontrar el mudo paralelo.-
- Okey, dinos.- dijo Gustav con una máscara de miedo.
- No es tan sencillo como eso.- dijo Tadhilei con media sonrisa en la cara.
- ¿Y entonces cómo?- le pregunté.
- Como te dije en la escuela, llevo la información en mi, en cada célula de mi cuerpo, para que quede expuesta la información debe tomarse sangre de mis venas y decir un conjuro, pero no se muestra ante mis ojos, se muestra ante la persona que diga el conjuro.-
- ¿Y cómo podemos estar tan seguros de que no se lo has dicho a otros?- le dije mirándola inquisitivamente.
- ¿Y quién me creería? pensarían que estoy loca.-
- ¿Y entonces por qué nos los dijiste a nosotros?- le pregunté.
- Porque ustedes han sufrido por culpa de Kardian, tienen motivos para querer derrocarlo sin temor a los que él les pueda hacer.- nos dijo ,mirándonos a todos con lastima.
- Entonces hagámoslo.- le dije.
- Okey, acompáñenme-
La seguimos a un cuarto con una enorme cama en el centro, dos mesitas de noche, con paredes pintadas de blanco y cortinas de color verde oliva igual que todas las cortinas de la casa, al parecer ese es su color favorito y supongo que era su cuarto.
- Acomódense don quieran chicos- nos dijo entrando a la habitación y nos miramos unos a otros con curiosidad.
Se sentó en la cama y atrajo hacia ella un cuchillo, una taza y una toalla, solo índico hacia la gaveta donde estaban las cosas y estas llegaron flotando hacia ella. Aferro el cuchillo en su puño e inmediatamente la sangre manaba de su mano y caía al suelo a través de su codo y luego puso la taza debajo de su mano para que el líquido rojo callera en ella.

Todos estábamos mirándola fijamente, pensando: ¿Qué demonios está haciendo?
- Samara, acércate- me dijo Tadhilei haciéndome señas con la cabeza.
Me acerque dudosa.
- Esta es mi sangre, en ella está toda la información que los brujos innatos creyeron prudente y solo se mostrara a un miembro directo de la realeza, ¿y quién más directo que tú ?- nos dijo mirándonos a todos fijamente y extendiéndome la taza para que la tomara entre mis manos.- Ahora quiero que repitas estas palabras:
Atke datke doyte puset musdid, motinu dabiruk trimendki, que quiere decir: Sal a la luz y muéstrate, indícame el camino.
Repetí las palabras temblorosa mente.
- Ahora mira la sangre e intenta ver más allá de ella.-
Lo hice mientras sentía como los chicos se acercaban a mí, formando un círculo a mí alrededor.

Y de repente lo vi, vi imágenes llenas de luz que me mostraban a una joven bruja innata creando el portal al otro mundo y recitando las palabras una por una claramente, como si quisiera que yo las escuchara a la perfección. Y entonces desapareció.

- Ya lo sabes- dijo Tadhilei con brillo en sus ojos.
- Si.- le conteste.
- ¿Qué viste?- me preguntó Gustav ansioso.
- Sé cómo llegar al mundo paralelo.- le dije sonriendo y mirándolos a todos.









Capitulo 3
Samara

- ¿En serio?- dijo Gustav exasperado.
- Si, todo este tiempo ha sido verdad, todo, ella tenía razón.-
- Les dije que confiaran en mí- dijo Tadhilei avergonzada.
- ¿Y entonces que tenemos que hacer ahora?- dijo Daniel mirando entre Tadhilei y yo.
- Tenemos que hacer el portal- dije decida.
- Dijiste que no podíamos permitir que Kardian gobierne Christalidah porque eso traería al diablo ha nosotros.- dijo Gustav con voz de terror.
- Si, tenemos que detenerlo- dijo Tadhilei moviéndose por la habitación.
-¿Y cómo haremos eso?- le dije
-No va a ser fácil, pero se cómo se puede enfrentar la magia diabólica.- nos miró a todos muy fijamente.
-¿Cómo?- le preguntó Debbie.
-La magia diabólica solo se detiene con magia innata.-
-¿De qué demonios hablas?- le dijo Gustav exasperado.
-Tenemos que encontrar a alguien cuya magia llegue a él tal como les llegó a nuestros ancestros.- dijo Tadhilei con una sonrisa divertida.
- A ver si entiendo, nos estás diciendo que tenemos que buscar a un humano cuya magia se le desarrolle, tal como se les desarrollo a nuestros ancestros.- no era una pregunta.
-O sea que es cierto, provenimos de los humanos, todas las leyendas son ciertas.- dijo Egglys asombrada.
- Si, todo es cierto.- dijo Tadhilei afirmando con la cabeza.
- Y es por eso que tenemos que llegar al mundo paralelo.- dije.
-Si.- dijo Tadhilei.
-¿Y cómo vamos a encontrarlo? – pregunté.
- El portal te llevará directamente hacia él.
-Okey, ¿entonces cuando puedo ir?- pregunté.
-Ja, ni lo sueñes. No vas a ir sola, yo voy contigo.- interrumpió Gustav.
- Si Gustav va, yo también voy.- dijo Daniel.
- Si ustedes van Debbie y yo también iremos.-dijo Egglys.
- Estamos juntos en esto, o vamos todos o ninguno.- dijo Debbie.
- Chicos no, es demasiado peligroso………. – empecé a hablar pero no me dejaron terminar.
- No, vamos todos.- habló Gustav con voz determinada.
-¿Cuándo podemos hacerlo y qué tenemos que hacer?- pregunté.
- No pueden traerlo aquí de inmediato, es demasiado peligroso y él es nuestra única oportunidad, hay que enterarlo de los poderes que tiene y convencerlo para que nos ayude, luego hay que enseñarle a utilizar la magia y a defenderse, de eso me voy a encargar yo, pero tienen que ir ustedes primeros, según sé es un joven igual que ustedes y se van a entender mejor, luego voy a ir yo después que se hayan ganado su confianza, les tienen que enseñar los principios mágicos básicos.- nos dijo mirándonos a todos.

- Okey; ¿Cuándo podemos ir? –dije
- Si quieren ahora mismo.- dijo Tadhilei.
- ¿Qué? ¿Ahora?-dijo Gustav con los ojos desorbitados.
- No tenemos tiempo, Gustav, mientras más rápido actuemos mejor.- dijo Tadhilei.
- Entonces no perdamos tiempo.- dije enfrentándome a los chicos.
- ¿Y qué tenemos que hacer?- preguntó Gustav.
- Decir el conjuro para que se abra el portal.- les dije
- ¿Qué hora es?- preguntó Debbie.
- Las 7:30p.m.-respondió Egglys mirando el reloj que colgaba de la pared de la habitación de la señorita Tadhilei.
- Tenemos que enviar el mensaje a nuestros padres- dijo Debbie mientras se retiraba para enviarles el mensaje.

Nos reunimos en un circulo y nos tomamos de la mano, estábamos todos nerviosos, no teníamos idea de cómo iba a resultar todo. Los mire a todos a los ojos y dije:
- Atke datke doyte puset musdid, motinu dabiruk trimendki, adnut miatri dentik keios soper (Sal a luz y muéstrate, enséñame el camino a la paz, llévame donde aquel que posee la magia innata).- E inmediatamente lo dije se abrió un portal con todo los colores del arcoíris, era muy resplandeciente que no nos dejaba abrir bien los ojos e iluminó toda la habitación.
Nos tomamos de las manos y miramos hacia atrás para encontrar que Tadhilei nos estaba diciendo:
- El tiempo allá va a pasar más lento, pero no duren mucho si tienen que estar en su casa a las 11:00p.m., tienen tres horas, eso les da un laxo de medio día en el mundo paralelo, sean prudentes y traten de no llamar la atención, traten de ligarse con el mundo en cuanto lleguen. Cuídense chicos y Dios los proteja.- se despidió Tadhilei con nostalgia en sus ojos.
Dimos un paso al frente y entramos al portal con nuestras manos entrelazadas.
_________________________________________________________[/img]
avatar
Leiram




Femenino

Edad : 27
Localización : San Fco. de Macorís, Rep. Dominicana

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitulo 2 y 3 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Mensaje por ♥...LaDyLoVe...♥ el Dom Mar 20, 2011 4:14 am

leiiiii nu se valee m dejaste mas q intrigadaaa desde ya m pido al chico obvio si es q es un chico jeje de seguro va a ser divino jajaja m encnta como avannxa la historiaa

bsitos y rangzzz
avatar
♥...LaDyLoVe...♥




Femenino

Edad : 27
Localización : san luis Argentina

http://myadiccionperfecta.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitulo 2 y 3 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Mensaje por Leiram el Dom Mar 20, 2011 6:41 pm

Uuuuuyyy!!!! MUchas graaacias!!!!! jejeejje ya dejo capiiiii!!!!!!!!!! :D :alegr: :aplauso:
avatar
Leiram




Femenino

Edad : 27
Localización : San Fco. de Macorís, Rep. Dominicana

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.