IMPORTANTE:
ERES NUEV@?
Click AQUÍ para presentarte en el foro, es importante que leas las NORMAS para una buena armonía entre la comunidad.
Y si deseas unirte a cualquiera de los STAFF puedes pedir el ingreso a cualquiera de las administradoras. Y por último, que disfrutes tu estancia por acá.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Deja Tu mensaje!!!

Capitulo 12 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 12 de Trilogía Christalidah: Mundos Paralelos

Mensaje por Leiram el Dom Mayo 01, 2011 7:27 pm

Capitulo 12
Eícos

El viaje de regreso fue mucho más fácil, menos abrumador, me daba a entender que la tormenta menguaba, sin imaginar lo que me esperaba en casa.
- Eícos – dijo mi tía cuando abrí la puerta de mi habitación, estaba molesta, al parecer estaba en problemas.
- Tía. –
- ¿Dónde estabas Eícos? He venido a tu cuarto tres veces, son las 5 de la mañana. ¿Dónde estabas?
- Salí. – que mas podía decir, ¿Que estaba ayudando a una princesa a salvar su mundo? No lo creo, era mejor seguir con las cosas como iban, dejarlos creer que estaba en las mismas andadas de siempre.
- ¿Y no podías avisar que ibas a salir? Solo te saliste sin importar lo que pasaran los demás. Estas aquí de castigo Eícos, puedes tener 21 años pero vives en mi casa, tu tío y yo no hemos querido presionarte mucho, pero te lo digo desde ahora, otra salida como esa y se acaban las consideraciones, lo has estado haciendo bien, ¿Por qué insistes en volver a tras? Demuéstranos a todos que puedes enfrentar responsabilidades, que eres un hombre en el que se pueda confiar. Tu tío no sabe que no estabas, la próxima vez será él quien hable contigo, mejor compórtate. – y se fue, solo así, se dio media vuelta y volvió a su habitación con toda la serenidad del mundo, nada la perturbaba o por lo menos no dejaba que los demás se enteraran, una mujer fuerte. Me dejó de pie frente a mi cuarto, sin poder decir una miserable palabra.

- Claro tía. – le dije al vacio.

En la mañana tenía miedo de bajar a desayunar, no quería enfrentar a la fiera.
- Buenos días- dije sentándome en la mesa de la cocina, mi tía estaba preparando el desayuno y mi tío leyendo el periódico con una taza de café al lado.
- ¿Qué tal Eícos? – me dijo cuando me senté en la mesa, mi tío era un hombre muy sabio, se las llevaba todas, y con los ojos te podía ver el alma, con solo mirarte a los ojos.
- Bien – mire de reojo a mi tía, la situación se tornaba incomoda - ¿que tenemos para hoy tío? –
- Mucho - se sacó los lentes de la cara, un suspiró, estaba cansado, se le notaba.
- Hoy tenemos una exhibición nueva en el museo, ¿Por qué no vas a ayudar Eícos, con lo que se necesite? – dijo mi tía acercándose a la mesa con panqueques.
- Claro – mire a mi tío – para eso estoy aquí, ¿no? Para ayudar.
- Te lo agradecería mucho. – se le iluminó le rostro a mi tío – vamos a desayunar, nos espera mucho hoy.

- Tu madre llamó anoche, me dijo que no contestabas el móvil, te fui a buscar pero estabas durmiendo. – la mujer me miró con la mirada aguda.

- Si, estaba cansado. –

- Bastante cansado, ni notaste cuando llegamos a casa. – dijo mi tío relajado.

- Estaba muy cansado, - me ponía nervioso, mi tío era un hombre muy cálido, amable, pero en verdad no querías verlo enojado.

- ¿Te sientes bien aquí Eícos? – pregunto mi tío tomando un sorbo de café.

- Claro. – dije sorprendido.

- Es que no sales, desde que haces lo que te pido vuelves a casa, ya estas durmiendo cuando volvemos, nos comunicamos por pequeñas notas.

- Está bien tío, me siento bien así, al fin y al cabo estoy haciendo lo que hace una persona castigada, yo estoy de castigo, así que no te preocupes. – dije mirando a mi tía, no podía hacer nada más que dejar que creyera que era un irresponsable que estaba abusando de la confianza de su esposo, no es que no haya sido eso durante toda mi vida, pero últimamente sabía que estaba cambiando, algo dentro de mí lo estaba haciendo, porque por primera vez en mi vida me sentía útil, tenía interés en algo, aunque no supiera que tan duradero fuera ..

- Entiendo que estés enojado, triste, frustrado, pero todo lo que tus padres y nosotros hacemos es por tu bien, para que seas un hombre de bien. – puso su mano encima de la mía, y por poco me dieron ganas de decirle la verdad, para que se sintiera orgulloso de mi, para que se diera cuenta que estaba luchando por algo.

- Lo entiendo y no estoy enojado, no lo estoy tío, estoy agradecido, más de lo que te puedes imaginar. -

- Me alegro mucho. – dijo con una sonrisa en la cara. – La próxima semana viene Fedro, tal vez te animes a salir con él.

Las cosas se complicaban, la llegada de Fedro, el único hijo de mi tío, un chico graduado con honores de Ingeniero Civil a sus 23 años iba a hacer todo mas difícil para mí – Claro ¿por qué no?
Espero que les guste!!
avatar
Leiram




Femenino

Edad : 27
Localización : San Fco. de Macorís, Rep. Dominicana

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.